lunes, 28 de enero de 2013

¿Dónde termina la religión? - Entrevista con Marcelo da Luz




Entrevista con Marcelo da Luz, autor del libro “Onde a Religião Termina?” (“¿Dónde termina la religión?”)
Tomado del sitio web: http://ondeareligiaotermina.com.br
Fuente: Original disponible aquí.
Trad. del portugués: Mario Huerta
Ilustración: http://www.reaprendentia.org.br


1. Marcelo, ¿de dónde eres y cuál es tu formación?

Soy natural de Queimados (estado de Río de Janeiro) y tengo 42 años. Durante 20 años fui religioso profesional (fraile franciscano y sacerdote católico). Estudié Filosofía en el seminario y tengo graduado y posgraduado en Teología. Esos estudios, realizados en tres países (Brasil, Italia y Estados Unidos), estaban exclusivamente orientados hacia la educación religiosa. Actualmente estoy reconstruyendo mi currículo profesional, pues opté por no trabajar más con los conocimientos procedentes de la Teología.

2. ¿Por qué el título del libro es una pregunta?

La pregunta coloca al autor en un diálogo con los lectores. Es un ejercicio de “pensar juntos”, sin partir de respuestas preparadas que podrían dejar al interlocutor perplejo sin llevarlo al esclarecimiento. Una afirmación concluyente del tipo “la muerte de la fe” no sería adecuada en mi libro. La razón es simple: a diferencia de otros autores laicos, yo fui adoctrinador religioso en esta vida. El adoctrinamiento es siempre el discurso impositivo de quien cree tener la verdad absoluta. Ya no es más el caso. El reciclaje asistencial requiere otro enfoque: firmemente posicionado, pero racional, abierto y pacífico. En una palabra: cosmoético.

3. ¿Por qué rompiste con la Iglesia Católica?

El motivo fundamental fue la percepción de que la vida clerical es un tipo de autorrealización equivocada, y de que el tipo de ayuda al “prójimo” propuesta en el catolicismo y en otras religiones es insuficiente e ilusorio. Toda la vida religiosa está basada en la noción de dependencia y servilismo a la idea de un ser superior y sus representantes. El religioso no puede pensar por sí mismo y se dedica a la tarea de consolación, es decir, a servicios asistencialistas que sólo tocan la superficie de los problemas humanos. La religión ofrece muletas psicológicas a los creyentes, desestimulándolos en la búsqueda del autoconocimiento. Aunque pretendan ser el camino para una auténtica experiencia “espiritual”, las religiones acaban transformándose en un peligroso desvío, cuyos obstáculos evolutivos incluyen la mentalidad sectaria, el empleo del lenguaje seductor y engañoso, el sometimiento de la racionalidad, y la violencia del fanatismo. Note que hablo aquí de “religiones” en plural. Mi rotura no fue sólo con la Iglesia Católica, sino con todo tipo de fe religiosa. La percepción en cuanto a los límites del sacerdocio fue aconteciendo lentamente en mi itinerario personal. La Conscienciología me ayudó a tener la visión de conjunto y a afirmar el coraje para evolucionar.

4. ¿Qué es lo que pretendes probar con este libro?

Este libro es una ampliación de los argumentos de una carta abierta a la Orden religiosa de la cual fui miembro durante veinte años. La carta, escrita en 2004 cuando dejé la Iglesia, exponía los motivos de mi disidencia. En ese momento no me fue permitido divulgarla abiertamente. Pero ahora, totalmente libre de las ataduras eclesiásticas, pienso que es el momento de esclarecer al público acerca de los obstáculos evolutivos que implica la vida basada en creencias religiosas. El libro está dirigido a los interesados en debatir abiertamente las ilogicidades y desvíos evolutivos fomentados por las religiones.

5. ¿Por qué el cristianismo está basado en mitos?

Porque toda la base de esta religión se basa en la figura de un hombre que fue transformado en mito, el mito del salvador único. En el libro discurro sobre cómo se dio esa transformación a lo largo de la Historia. La creencia en Jesús como ser divino y “redentor” es tan insólita que no encuentra consenso entre los fieles, líderes religiosos y estudiosos de las decenas de miles de sectas cristianas que ejercen actualmente. Más allá de eso, si alguien es capaz de suspender por algunos momentos el lavado cultural operado por la mesología(*), podrá fácilmente desmontar el mito. ¿Cómo? Los evangelios son contradictorios y están repletos de propuestas inmaduras acerca de la evolución de la conciencia. Todo lo demás dentro del cristianismo (hagiografía, ritos, instituciones, actividades asistencialistas...) es consecuencia de este mito. Y si algo comenzó errado, el resultado no podrá ser de los mejores.

6. ¿Dios existe?

En el libro discurrimos detalladamente sobre el asunto. Resumidamente, considero lo siguiente: “Dios” (con mayúscula) es una idea que existe en muchas religiones y culturas, en la tentativa de describir la causa primera del universo. Las múltiples ideas sobre “Dios” son fruto de la imaginación, deseos e intereses humanos. En este sentido, “Dios” no existe. La respuesta sobre la causa primera del universo aún es un asunto inaccesible en este plano terrestre, es un tema mateológico(**). Sin embargo, interpretaciones equivocadas de experiencias paranormales hicieron que muchos individuos y grupos, a lo largo de la historia, consideraran a otras personas como dioses, seres superiores, salvadores o “Dios”. Hay personalidades que creen ser “Dios” y muchas otras que creen en “Dios” o los dioses. En ese sentido, existen los “guías ciegos de la Humanidad”, es decir, aquellos que piensan tener la “verdad absoluta” sobre la realidad y la imponen a otros, creyendo estar haciendo la cosa más correcta del mundo.

7. ¿Cuáles son las estrategias usadas por los predicadores para fascinar y manipular a los fieles?

La oratoria religiosa es básicamente la articulación de un discurso autoritario. No existe la posibilidad de diálogo en el discurso religioso, pues hay una profunda diferencia entre el plano en el que se encuentra el orador (“divino”, “absoluto”) y el lugar en el que están los oyentes (“finitud”, “humanidad”). Se utilizan una serie de recursos para minimizar o enmascarar el autoritarismo del discurso. Entre las estrategias discursivas utilizadas están la seducción, la provocación, la tentación y la intimidación, explicadas detalladamente en el libro. Este tema está incluido en las conferencias gratuitas y en el curso “Descreenciología” que vengo impartiendo por todo el país.

8. ¿En qué medida la religión causa dependencia en los creyentes?

Las religiones promueven la “externalización de las elecciones existenciales”, inoculando la creencia de que la persona no puede pensar por sí misma, no puede ser autónoma. De ahí transcurre todo el proceso de “institucionalización de la dependencia”, en el cual los “funcionarios de lo sagrado” ocupan necesariamente el papel de guías del “rebaño” e intermediarios entre los devotos y sus dioses. Por otro lado, ese mecanismo va al encuentro de la tendencia latente en la conciencia humana de aferrarse a zonas de confort, eximiéndose de la autorresponsabilidad del propio itinerario evolutivo. Según esa óptica, sería mejor seguir o copiar un modelo existente que arriesgarse a experimentar. En la Iglesia Católica, por ejemplo, es común que los teólogos digan que “sería preferible errar junto con la Iglesia que acertar solo” (sic).

9. En tu opinión, ¿cual fue el mayor legado y el principal pecado del Catolicismo?

La religión es una etapa preliminar en la evolución de la conciencia humana, no hay quien no haya formado parte de ella en algún momento de la Historia. La Iglesia católica es parte indeleble de la historia de la Civilización Occidental, una etapa transitoria en el camino evolutivo de pueblos e individuos. El catolicismo, la tradición más longeva dentro del cristianismo, ejemplifica históricamente “dónde la religión termina”, es decir, hacia dónde son conducidas las personas que se entregaron a ella: al autoengaño de la santidad; a la rivalidad con otras sectas; al uso del discurso manipulador; a las alianzas fraudulentas con el poder político en nombre de la preservación de la pureza de la fe; a la defensa irracional de la “verdad absoluta”, en nombre de la cual fueron torturados o muertos aquellos que pensaban de forma diferente. Yo diría que el aspecto más pernicioso del catolicismo está relacionado con la pedofilia. No exactamente con los crímenes de pedofilia perpetrados por algunos sacerdotes, sino al conjunto de actitudes de la institución, responsable de la infantilización y manipulación de centenares de millones de personas.

10. ¿Por qué las personas todavía necesitan de una creencia?

Básicamente, el común de la gente busca felicidad, seguridad y bienestar, y creen que conseguirán todo esto si se someten a alguien más fuerte que pueda proveer sus necesidades, anhelos y deseos. Uno de los mayores activadores propulsores de la creencia es el anhelo de consuelo en momentos de dolor. En momentos de crisis, muchas personas sienten inseguridad en cuanto a sus recursos personales (capacidad, inteligencia, autodeterminación, etc.) y pasan a buscar soluciones automáticas y simplistas en los credos religiosos. El miedo a la muerte también es una causa significativa de dependencia religiosa. En general, las personas evitan asumir autorresponsabilidad por sus elecciones existenciales. Prefieren “externalizarlas” a algún gurú, maestro, grupo religioso o dios, que les diga el qué, cuándo y cómo hacer. Muchos otros permanecen en la creencia por simple pereza mental, siguiendo la marcha del “rebaño”. A la mayoría le parece atemorizador admitir la autonomía de la conciencia, y la posibilidad de discernir sobre el bien a ser hecho y el mal a ser evitado, sin la interferencia del esquema religioso de vigilancia, obediencia, premio, castigo y culpa. La idea que las religiones construyen del “ser superior” o “dios” es siempre algo muy semejante al propio ser humano, repleto de carencias y lleno de deseo de dominio. Vea la noción de “dios” como “padre” en el cristianismo: alguien que reclama para sí la posesión de los hijos, exigiendo adoración y sumisión perpetuas. Es una imagen egocéntrica y narcisista, como mínimo.

11. Los exorcismos y milagros propagados por la Iglesia Evangélica han atraído a muchas personas y retirado buena parte del rebaño de la Iglesia católica. ¿Por qué está sucediendo eso?

Durante mucho tiempo, la tradición cristiana de base católica enseñó al pueblo que sufrir resignadamente era virtud. En ese contexto, el “milagro” era algo raro, patrocinado por los santos tradicionales, pero siempre alimentado por la esperanza de los fieles. Después, a lo largo de las décadas de 1980 y 1990, una parte del clero católico brasileño se dedicó a la politización del público católico por medio de la Teología de la Liberación. Sin embargo, los fieles, en su mayoría, ven la religión como un espacio sagrado y no un lugar para la campaña política. Los movimientos cristianos más contemporáneos, especialmente el neopentecostalismo, “democratizaron” el milagro, haciéndolo “mercancía” accesible. Lo que mueve a las multitudes a migrar de iglesia en iglesia es la expectativa de lo extraordinario, la obtención del “favor” divino. Hoy, esa sed de milagros es explotada comercialmente, dando razón a la máxima “Templo es dinero”. En mi libro defiendo la idea de que el punto común entre todas las tradiciones religiosas es la experimentación, seguida de la mala interpretación, de los fenómenos parapsíquicos (o “paranormales”). Mucho de lo que el cristianismo llama “milagro” (y aquí es preciso tener cuidado, pues además de las curaciones legítimas, frecuentemente ocurren también falsificaciones, charlatanería y autosugestión), es expresión de aquello que podemos llamar parapsiquismo o paranormalidad. Es una capacidad propia del ser humano, ya que trascendemos la materia. El hecho es: desde el principio de la humanidad, el parapsiquismo es ejercido por nosotros de forma natural (visiones de "espíritus", audición de voces, manipulación de energías, telepatía, salida del cuerpo físico, y muchos otros fenómenos). El problema es que, desde el principio, las personas dan una interpretación religiosa a esos procesos, creando dependencia en otros y estableciendo el poder y control religioso. Explico eso detalladamente en el capítulo 1 del libro.

12. ¿Ha encontrado muchos creyentes indignados con sus posicionamientos críticos sobre la religión?

Generalmente los creyentes indignados me acusan de ofender a la fe y a la teología (teología es el estudio de la doctrina religiosa). Actualmente, los representantes de las iglesias necesitan despertar al hecho de que no vivimos más en la Edad Media, cuando la religión era ley y todos estaban obligados a vivir bajo el yugo de la obediencia a los sacerdotes. En el mundo de hoy, las afirmaciones religiosas son ideas que deben ser discutidas como otras cualesquiera. Y cada vez más la irracionalidad de las creencias será denunciada a medida que el nivel de educación y capacidad crítica de la sociedad aumente. Hoy soy un ciudadano descomprometido con cualquier tipo de creencia religiosa. Las críticas que hago al cristianismo y a todas a las religiones, están dentro de las reglas del debate racional. Utilizo argumentos, ideas, y no amenazas ni coerción psicológica, o llamamientos a la tradición, como hacen la mayoría de mis interlocutores religiosos. Cualquier persona tiene el pleno derecho de evaluar críticamente el contenido del mensaje de los representantes religiosos, sean estos Cristo, Buda, Mahoma, Moisés, San Francisco o cualquier otro. Esos personajes fueron hombres y no están por encima de ningún otro mortal.

13. Según tu experiencia, ¿dirías que los sacerdotes son fieles al celibato? ¿Existen célibes felices?

Pocos sacerdotes son fieles al celibato (es decir, perfectamente abstinentes en cuanto a cualquier acción que lleve al placer sexual). En este aspecto, no conocí sacerdotes felices. Generalmente los sacerdotes totalmente abstinentes canalizarán las energías reprimidas en otras direcciones, haciéndose hiperactivos, ambiciosos y, en muchos casos, amargados y deprimidos. Obviamente no soy ingenuo hasta el punto de pensar que alguien pueda tener sentimientos de felicidad todo el tiempo. Entiendo por felicidad un equilibrio de vida y una satisfacción interior que son el resultado de elecciones racionales que llevan a la persona a la convicción íntima de estar satisfaciendo el sentido de la vida. Actualmente, los sacerdotes hablan mucho de felicidad y sentido de la vida, pero están llenos de profundos conflictos porque viven luchando contra la naturaleza. La afectividad humana y su expresión en la sexualidad, cuando no son vividas, llevan al individuo a una serie de desequilibrios. No es sin motivo que muchos escándalos están saliendo a la luz actualmente en medio del clero católico. ¿Esos escándalos existen más hoy que en el pasado? No, siempre existieron. Sucede que hoy es más difícil hacer cosas escondidas, pues estamos en la era de Internet. Los sacerdotes, en general, dicen que el seminarista entra en el seminario sabiendo la elección que hace. Actualmente, las generaciones de sacerdotes que tienen más de cuarenta años, entraron niños o adolescentes en el seminario. Uno en esta situación puede creer que el celibato sea un valor, pero no tiene la experiencia de vida para evaluar eso. Hay todo un problema del lavado de cerebro: los sacerdotes pasan la vida negando algo que es natural, racionalizando y suprimiendo los deseos humanos en nombre de una creencia. De algún modo, eso va a explotar en algún momento. Y cuando eso explota, las personas culpan al individuo que fue infiel o que erró, pero dejan ilesa a la institución que es la verdadera responsable de la mutilación psicológica. Es interesante que muchos sacerdotes hoy pretendan integrar la psicología y el psicoanálisis en los argumentos usados en defensa de los comportamientos religiosos, pero esos campos del conocimiento nos dan hoy todas las herramientas para rechazar el celibato por ser una conducta irracional y antifisiológica.

14. Un punto muy polémico del libro es cuando afirmas que los sacerdotes, en su mayoría, son homosexuales. ¿Puedes comentar?

Para que no haya dudas: oficialmente la Iglesia Católica reprueba la homosexualidad como una conducta contra natura. Existe una instrucción publicada en 2006, que afirma que no es aceptable la admisión de candidatos homosexuales en el clero. Sin embargo, vuelvo a afirmar con base en mi experiencia de 20 años dentro de la vida religiosa profesional: los homosexuales son mayoría en el clero católico. Digo eso no como crítica a los homosexuales. No tengo prejuicios en relación con la orientación sexual de las personas. Mi objetivo fue mostrar la esquizofrenia del clero: el sacerdote homosexual está obligado a decir que la homosexualidad es antinatural y que el gay no puede ser sacerdote. Algunos obispos y sacerdotes me acusaron de ligereza por haber dicho eso, pero todos los que están dentro del clero saben que ésta es la verdad. En mi época era tabú hablar de eso, todos colocaban ese tipo de asunto debajo de la alfombra. Existen investigaciones sobre el tema. En mi libro cito al ex-jesuíta Richard Sipe, que estimó en un 30% el número de homosexuales en el clero. Aunque es una investigación casi imposible de realizar, pues la mayoría no va a admitirlo por miedo o vergüenza. Yo lo digo en base a mi experiencia. Llegué a vivir en conventos (en 3 países diferentes, colaborando con religiosos de 50 nacionalidades diferentes) con 15, 30 o más de 100 sacerdotes, y la mayoría presentaba signos claros de homosexualidad. Aquí en Brasil aún es posible encontrar gran número de sacerdotes heterosexuales porque en los países en desarrollo la vida clerical aún significa ascenso social. En Europa y en los Estados Unidos, lugares en que la vasta mayoría del clero es homosexual, los pocos que hoy ingresan en la vida religiosa no buscan mejorar materialmente de vida, sino resolver conflictos íntimos.

15. La pregunta del momento: ¿qué pensar de los escándalos de pedofilia perpetrados por el clero?

Es preciso no sólo considerar la punición de los individuos criminales, sino también evaluar críticamente la responsabilidad de la institución religiosa en todo el proceso. El seminario es una fábrica de neuróticos. El individuo que sufre ya de alguna patología y entra allí va a aprender a camuflar su situación. Van a aprender a ser profesionales de la insinceridad. El papa, obispos y sacerdotes quieren convencer a la población de que el sacerdocio sigue siendo sagrado y que los problemas son causados por algunos individuos infieles y traidores. Hacen creer a la opinión pública que los individuos problemáticos deben ser castigados, y la institución sale totalmente ilesa de la situación. Realmente, el mayor problema de la Iglesia Católica es la pedofilia. Pero no me refiero a los crímenes de pedofilia cometidos por algunos sacerdotes, sino al proceso de infantilización al cual la Iglesia somete a centenares de millones de personas. La pedofilia ha sido discutida en los medios de comunicación a partir de 2002, pero existen también muchísimos casos de acoso a mujeres. Aquí en Brasil, la Iglesia saca provecho de la ignorancia de la población y encubre los casos. En mi libro, menciono el trabajo de la socióloga Regina Jurkewicz, que investigó una serie de casos y publicó un libro que se llama “Desvelando la política del silencio”. La Iglesia castigó a esa mujer, cesándola del cargo de profesora de Teología en una ciudad del Estado de São Paulo. Contrariamente a lo que fue dicho por el sacerdote por radio, la política de los obispos fue siempre la de la connivencia y el silencio. Yo llegué a hacer denuncias mientras estuve en el clero, sí, pero no fueron tomadas providencias. El propio papa Benedicto XVI fue acusado de haber silenciado el problema cuando era cardenal. Basta que leamos los periódicos para percibir la cantidad de problemas que la Iglesia causa en ese área. También existen, actualmente, varios documentales que están a disposición del público.

(*) Mesología: Influencia del medio externo, social, cultural, religioso, etc.
(**) Mateología: Discurso o investigación vana o inútil.

El libro de Marcelo da Luz fue puesto gratuitamente en internet por el autor y puede leerse (en portugués) aquí


viernes, 28 de setiembre de 2012

Teoría y Práctica (teática) Concienciológica - Parte Final



Teoria e Prática (teática) Conscienciológica; trad. Rodrigo Scheuer Brum; rev. Guadalupe Márquez Fernández; Entrevista con el Prof. Waldo Vieira; Portal Revista Recéxis; Especial; Disponible en 28.09.12.

Parte 01
Parte 02
Parte 03
Parte 04
Parte 05
Parte Final

PAREJA EVOLUTIVA

Recéxis. ¿Qué decir acerca de las parejas evolutivas?

Waldo. Una pareja evolutiva reciclante, en comparación con la pareja evolutiva inversora, tendrá más éxito porque los reciclantes están repletos de “cicatrices”, uno de los mayores privilegios de la vida. Pocas personas piensan así. El reciclante es portador de cicatrices y el inversor aún está inmune a ellas. Es una hoja en blanco. Está empezando ahora, mal arrancó. En tesis, las pareja reciclante/inversor(a)  o viceversa, está más predispuesta a alcanzar mayor éxito en razón de la parte reciclante proveer sus conocimientos y su experiencia, desarrollando el equilibrio en la pareja. Los dos son reciclantes, la reciprocidad será mayor y ambos tendrán concesión mutua. En la pareja evolutiva siempre hay más necesidad de concesión y menos exigencia. Además, el(la) reciclante tendrá que terminar de “crear” o de educar la parte inversora.  

Recéxis. ¿Puede la madurez ayudar en el desempeño de la pareja evolutiva?

Waldo. La madure de la pareja evolutiva con reciclante viabiliza mayor éxito porque puede ser perfeccionada con más intensidad, más rapidez y mejor calidad por la presencia de compañero(a) más “maduro”. Por eso, podemos afirmar que la madurez da oportunidad a la concesión y, esta es la clave del suceso de la pareja evolutiva.

Recéxis. ¿Qué más se pude hacer?

Waldo. La pareja evolutiva con reciclante (el o ella) debe, antes que todo, trazar metas y hasta previsiones sobre el futuro. Es indispensable. Yo mismo lo hice en mi vida. “¿Qué metas?”, preguntarías. Analizar los trazos-fardos (trafares) de uno y de otro, con plazo de superación: tres años, este; cinco, aquel; dependiendo de la calidad y de la cuantidad de trafares. La parte reciclante de la pareja evolutiva deberá tener mayor visión de conjunto y, así, podrá aquilatar su funcionamiento.

Recéxis. ¿Cómo relacionar “energías” y “conocimiento”?

Waldo. En toda pareja evolutiva será imperioso saber quien comanda la energía. Si este comando estuviera con el inversor(a), cabe a la parte reciclante proporcionarle conocimientos y experiencia acumulados y someterse al proceso de energía de la otra parte. La pareja tendrá que establecer una fuerte integración – de fortaleza y resistencia – semejante a la aleación de acero. De lo contrario, será mucho más difícil. Me refiero a las bases, a la cimentación, el embasamiento, a los sustentáculos. Cada uno tendrá que sopesar bien los valores en aprecio.   

Recéxis. ¿Cómo debe ser analizada una pareja evolutiva?

Waldo. El proceso holokármico (reunión del egokarma, grupokarma y polikarma) de la pareja evolutiva es bastante grave. De ahí la primera actitud es de cuestionamiento: “¿cómo nos relacionamos egokármicamente?” “¿Y, grupokármicamente?” Luego, junten las tres cuentas y hagan un balance general. Ese es el camino. No se puede escapar de esto. Es conveniente llevar muy en serio; resta saber lo cuanto ha realizado la pareja acerca de la tarea del esclarecimiento. El saldo de ese ítem mostrará si la pareja está funcionando o no. La pareja jamás podrá ser egocéntrica. Sería egoísmo a dos. La pareja evolutiva se formó con el objetivo de alcanzar la maxifraternidad (condición fundamentada en  la fraternidad pura) a dos. A partir de la pareja, el compañero o compañera, vivencia el sentido de grupalidad hasta alcanzar la maxifraternidad. Es la base, es lo ideal. Lo demás es secundario.

Recéxis. ¿Qué hacer para mejorar el desempeño de la pareja evolutiva?

Waldo. Convergencia, esclarecimiento a dos, consultar la ficha evolutiva de él o de ella y la propia. Sumarlo todo. “¿Qué queríamos?” “¿Lo estamos obteniendo o estamos en subnivel?” “¿Somos capaces de rendir más?” Esta tendrá que ser la preocupación. Pareja evolutiva es la condición existencial intercooperativa a dos, con vistas a la evolución de ambos. Y esta condición, si bien vivenciada, genera la primavera energética, primener, casi permanente. Cada uno tratará de pasar energía al otro, resultando en la satisfacción de la pareja. Se concluye: el amor no significa solamente cama. Esta es indispensable, claro, y el proceso afectivo-sexual es impostergable, no se puede escapar a él. Tal satisfacción condice al casamiento indivorciable. El proceso energético será la base de todo y las metas insubstituibles: la tarea del esclarecimiento, tares, la polikarmalidad, la desperticidad (estado de imperturbabilidad en la interacción con los asediadores), además del hologarsmo. 

Observación. El holorgasmo es el éxtasis máximo generado por las energías del conjunto de los vehículos de manifestación de la consciencia (cuerpo biológico, cuerpo energético, cuerpo emocional y cuerpo del discernimiento).

Recéxis. ¿Cómo queda la mujer reciclante, de mediana edad, en esta sociedad humana que es muy cruel con las mujeres?

Waldo. Ella debe salir a la lucha, tener vida afectivo-sexual, trabajar las energías. El dominio de las energías va a cambiarla: se convertirá más atrayente, la edad será secundaria. Es preferible buscar a alguien, si posible con la misma experiencia, de más edad, considerando el hecho de que la mujer madura más temprano. Esa madurez de la mujer hace la diferencia. No hay alternativa.

Recéxis. ¿Funcionan las parejas en que la mujer tiene más edad?

Waldo. Funcionan. Esto es solo el estatuto (reglamento de sociedades). Muchas veces una persona convive con otra y no distingue trafar de trafor en ella, no admite lo que ve. A veces, pseudotrafares son trafores. Entonces, esos trafores pesan en la balanza en virtud de la interpretación errónea. Es conveniente hacer concesiones, muchas veces. Se puede llegar a un nivel sacrificial cosmoético e inteligente. Vale la pena, por lo tanto.   

Recéxis. Por favor, hable un poco sobre la asedialidad influenciando los relacionamientos de los casamientos y en la pareja evolutiva…

Waldo. Ocurre frecuentemente. Por ese motivo, ni siempre da cierto la mayoría de los casamientos. Hay los “dueños” de la persona: allí el “dueño” de la mujer, la “dueña” del hombre, intra y extrafísicamente. Una de las peores situaciones en la vida humana del punto de vista social, es la pareja incompleta. Esta teoría es de nuestra creación y nunca fue refutada, precisamente porque “todos tienen problemas”. En contrapartida, hubo quien pretendiera refutar la teoría del Serenísimo (Homo sapiens serenissimus). La de la pareja incompleta, no. Esto pone a bajo la pareja evolutiva por la estagnación, sobre todo si falta autenticidad, sinceridad, debilidad para asumir mejores condiciones. El asedio es la base de toda la complicación. Además, hay la “pandilla de los bastidores”, el tercer o cuarto escalafón. No se trata de triángulo, es hexágono, en razón del proceso del pasado.

Recéxis. ¿Qué hacer para superar la asedialidad?

Waldo. La manifestación en nuestro microuniverso es inalienable. Nadie pude “meter la mano”. Si yo no quiero, nadie entra: no habrá posesión, no habrá influencia, intrusión, subyugación, asedio, nada, ni cuña mental negativa. Habiendo sinceridad, habrá dominio, discernimiento: “eso es mío. No importa, es invasión, no quiero. Basta. ¡Quién manda en mí soy yo! Esa reacción es imprescindible. Cuando ocurre la cuña mental y la persona se acomoda, se anida dentro de sí misma, ¡ya era! Entregó el “oro al bandido” y se rindió. Esta condición no debe existir. Ni en la invexis, ni en la recexis, ni en el proceso de la tares, ni en la práctica de la teneper. Con el amparador es distinto: viene a ayudar el practicante de la teneper o viene  a colocarse “codo a codo”, trabajar junto, sin nada imponer, sin colocar “yugo” en la persona. El amparador -al contrario del asediador- no subyuga ni impone, pero sí participa de igual para igual, todo el tiempo. Y eso hace la diferencia, ¿verdad?  

Recéxis. ¿Cuál es la diferencia entre casamiento y pareja evolutiva?

Waldo. No son iguales. Al contrario, son muy diferentes. Compare: queriendo o no, el casamiento es algo compuesto, es contrato jurídico o religioso y genera obligación, a veces inmoral, por la prepotencia de un compañero al otro. La pareja evolutiva, a pesar de hacer -en determinado momento- alguna exigencia, no es imposición familiar, social, tampoco sujeción a algún tipo convencional de obligación. No obstante una entidad familiar, la pareja establece un pacto de relación cosmoética e íntima, diferente de la llamada célula social. Hoy (Año-base: 2000), no se da tanto valor al proceso del casamiento, por su situación interna.

Recéxis. ¿Y cuando la pareja evolutiva, por estar en otro país, precisa legalizarse?

Waldo. La pareja evolutiva no tiene nada que perder. Si fuera necesario, legalice. Lo importante es saber llevarlo internamente. Hay pareja de origen extrafísico; el compromiso es importante. Que no se haga de la legalización una carga. Seria error fatal. Si la vivencia es buena, los dos estarán bien. El negocio solo es bueno, cuando es bueno para ambas partes. Lo contrario es espurio. De la misma forma, la sociedad evolutiva tendrá que ser buena para ambos. Si, por lo menos, 51% es gratificante, todo bien. Si es desgastante, sin embargo, es divorcio a la vista. Tiene su lógica.

Recéxis. ¿Tener un compañero(a) es condición sine qua non para la persona evolucionar?

1. La vida es esencialmente energética.
Waldo. Tome nota, apenas voy a establecer algunas premisas y concluirás a tu modo. Nuestra vida es esencialmente comandada por la energía. ¿Sería posible a alguien usar solamente la inteligencia o solo la respiración o solo la emoción? ¿Y cómo quedaría la fuerza de los músculos, la capacidad de dominio político, la manipulación de la sociedad o prestigio social? Son manifestaciones de la energía. Es clara esa importancia (de las energías) en nuestra vida. Al movilizarlas, estaré accionando la base de todo. La energía desencadena el proceso vital e guarda relación con él.

2. Necesidad de movilizar las energías.
Waldo. Esa conclusión nos lleva a otra premisa básica: la necesidad imprescindible de movilizar las energías. En vista de eso, ¿quiénes pueden permanecer de brazos cruzados, barriga para arriba, en la red, debajo de la sombra con agua fresca? Precisamos urgentemente movilizar energías, unos más, otros menos. Los más lúcidos se dedicarán al movimiento de la energía, a fin de agilizar y dinamizar su proceso evolutivo y su rendimiento de vida. La primera providencia a tomar será la práctica diaria del estado vibracional (EV) y descubrir la importancia multidimensional de la teneper. Ejemplo: la mujer (o el hombre, claro), sin movilización de energía, era un “vegetal”, la muerta-viva, inerte, muy tranquila, en suma, no era nada. Fue solamente iniciar la vibración energética, la vivencia del estado vibracional, el EV, y todo su holosoma desenvolvió la homeóstasis (equilibrio total).

3. La energía transforma.
Waldo. Cuando la mujer (y eso vale también para el hombre) acciona las energías, descubre, desde luego, algún problema en el hígado. Insiste, entonces, en la circulación de las energías, se dedica con mucha determinación y verifica su mejora. Curado el órgano hepático, todo el organismo pasa a reaccionar mejor. Mirase en el espejo y constata la diferencia: está rejuveneciendo; luego, procura dar énfasis al embelesamiento: labios pintados, cabellos escobados y sedosos, vestidos más actualizados, sonrisa en los labios. La energía transforma la mujer, mismo antes de iniciar la teneper. ¿Y, ahora?

4. La energía despierta el sexo.
Waldo. Antes, la mujer siquiera se preocupaba con el sexo, le bastaba la masturbación (lo mismo se aplica al hombre). Su vida ahora cambiada por el despertar de las energías, llega a un punto de saturación de la rutina cansadora. Nada la satisface. Se siente más atrayente, comienza a ser notada, alarga siempre más sus “tentáculos” energéticos, quiere envolver el mundo, su visual y su soma mejoran, su vida pasa a tener sentido, su salud llega al auge, la homeóstasis restablece la forma. Encuentra un medio de practicar ejercicios físicos; logra transpirar bien; la intoxicación cede lugar al bienestar. Lo mejor viene ahora: despierta el sexo adormecido o mal vivenciado.

5. Androsoma y ginosoma.
Waldo. La energía de la Tierra, o geoenergía, encuentra camino por los plantochakras, sube al sexochakra y, de allí, al coronochakra. Luego tendrá que vivenciar el sexo. Nadie consigue ser mitad vegetal, mitad conciencia. Seria prosaico. No se puede dividir el cuerpo a la mitad. Cuando alguien desarrolla el proceso energético, la actividad afectivo-sexual sana pasará a imponerse. A esa altura o la persona dejará de ser carente o se tornará asediada. Si atiende a las exigencias de la energía, dejará de ser carente. Si, deja de atender o atiende en parte, corre el riesgo de tornarse asediada porque aún es carente. ¿Qué es lo mejor? ¿Permitir a los asediadores manipularla? ¿Tener pesadillas? ¿Proyectarse y ser vampirizada? ¿O encontrar a un compañero? (lo mismo se aplica al hombre). La mujer tiene más necesidad de sexo, debido al ginosoma. En el hombre, el androsoma no actúa de la misma forma, sin embargo el hombre necesita mucho más del cuerpo femenino o ginosoma. El proceso sexual del hombre empieza por los ojos. Él llega al amor, por intermedio del sexo. La mujer, al contrario, llega al sexo por el amor. Siempre ha sido así, no se puede cambiar la Biología. Es un error pretender sublimar la energía sexual. Al referirme a la teneper, en los cursos, alerto para la necesidad imperiosa del dominio de las energías, de todas las energías, inclusive sexuales. Una sesión de media hora o de una hora de sexo diario es fundamental para el provecho de las demás veinte y tres horas.

6. La teneper es duplista.
Waldo. La práctica de la teneper, de 50 minutos diarios, durante el resto da vida, hace levantar el “polvo” en los seis primeros meses (ver el libro Manual de la Teneper). En este intermedio, la mujer, antes un vegetal, transformase en miss, gracias al despertamiento de las energías. Al final del curso (Proyecciología y Sexosomática), una de las participantes me abordo: “doctor, estoy, hace cinco anos sin compañero”. “Y su vida afectivo-sexual, ¿cómo está?”. “¡Está bien! ¡No necesito!”, respondió. Entonces, ¿usted es eunucoide? “Del modo que usted está hablando, debo ser. ¡No había pensado en esa hipótesis!”. No es posible, comenté. Usted trabajando con energías, todos los días, durante 50 minutos, está exigiendo mucho de su amparador. A esa altura, él debe haber conseguido un “ladrón” para la salida de su energía. Seguramente, la teneper está atendiendo a usted. “¿En serio? “¡Voy a cambiar!”, exclamó, agregando: “doctor, con esa cara, ¿aún lograré encontrar un compañero?”. No tenga recelo, le respondí, no existe mujer fea; ¡existe mujer maltratada! Vi eso en Hollywood, en Tokio, en China. Pero igualmente vi centenares de mujeres transformándose. Si la mujer no se produce adecuadamente, no tendrá pareja, no atraerá la atención. Tendrá que caminar de “taco alto”. La mujer, al movilizar energías, tornase atractiva; la afectividad domina el proceso sexual; entones, el hombre notará mucho más  que el aura da mujer (ver libro 700 Experimentos da Conscienciologia, p. 243). Cuando una persona gusta de otra, su proceso parapsíquico se activa, desarrolla  la clarividencia, la telepatía, todo el parapsiquismo. Al cambiar la energía, tornase más atractiva y encuentra fácilmente un compañero. Casi siempre, las mujeres exclaman: “¡la teneper es lo máximo, es grande casamentera!”. Rectifico siempre: “casamentera, no, duplista”. Encontraste una pareja, aunque ni estuviera pensando en eso. Mejor así. La vida exige pareja. Aquí se aplican los proverbios: “mano que lava la otra” y la “unión hace la fuerza”. La vida humana fue estructurada para ser vivida a los pares, conforme se comprueba biológicamente: hemos sido creados con el objetivo de tener y constituir pareja. El hombre es un ser incompleto. Igual la mujer. Solamente la unión del macho y de la hembra lleva a la creación de los hijos o de gestación conciencial completa.

7. Desistencia y Asedio.
Waldo. La persona carente no moviliza las energías. Por esta razón muchos reciclantes no aguantan el proceso de renovación debido a las ideas relativas de punta e al proceso de energía afectivo-sexual. ¿Cuántos desisten en la mitad del camino? Y lo peor: ¿cuántos asediadores los atrajeron? El asediador no desea la transformación de la persona, a fin de continuar como “pulgón en el hormiguero”. Dejará de ser parasitada, vampirizada. Se acabó el dulce de leche del “tipo”, del “simbionte”. Esos asediadores son los peores, regresan con ganas de permanecer.

Recéxis. Finalmente, ¿qué se puede decir sobre el ginosoma?

Waldo. El ginosoma supera el androsoma en complejidad. La mujer, sin embargo, aún no entendió esa realidad. Recientemente me solicitaron el “Manual del Ginosoma” y teniendo yo androsoma es como mínimo gracioso, escribir sobre el ginosoma. Pero, es posible lograr y dar algunas sugerencias. A veces, al aproximarme de cualquier mujer, puedo decirle, si fuera el caso: “estás entrando en el período de la tensión premenstrual y su ovario izquierdo, este mes, está comandando el proceso”. La mujer ignora  totalmente los hechos y nunca ha pensado en el problema. La mayoría de las mujeres, siquiera tiene noción del periodo premenstrual. Escapan de esta realidad. Considero un absurdo. Cuando más joven, esta situación me perturbaba porque, al aproximarme de las jóvenes, sabia de todo eso. Prácticamente 90% de las mujeres son ciegas, sordas y mudas en cuanto a la Ginecología. Aquí, entra el proceso de la energía con el objetivo de facilitar ese conocimiento. El nivel de energía puede llevar el holochakra al nivel transcendental y conducirlo a otra dimensión. A partir de ese momento, as parapercepciones del hombre o de la mujer superarán el instinto y los sentidos básicos del ser humano. En breve, reciclantes, inversores y las personas en general, pasarán a estudiar el proceso ginosomático más de cerca. Para mí, ese será el camino.
    

viernes, 13 de abril de 2012

Teoría y Práctica (teática) Concienciológica - Parte 05




Teoria e Prática (teática) Conscienciológica; trad. Rodrigo Scheuer Brum; rev. Guadalupe Márquez Fernández; Entrevista con el Prof. Waldo Vieira; Portal Revista Recéxis; Especial; Disponible en 13.04.12.

Parte 01
Parte 02
Parte 03
Parte 04
Parte 05

INVERSIÓN Y RECICLAJE

Recéxis. ¿Cuál es la diferencia entre inversor y reciclante, cuando ambos son completistas?

Waldo. Hablar de completismo es hablar naturalmente, de programación existencial (proexis). Esta puede ser mayor – maxiproexis- o  menor – miniproexis. De nada sirve comparar inversor y reciclante. La comparación es totalmente inútil. Tanto el inversor como el reciclante pueden haber venido con el objetivo de realizar miniproexis o maxiproexis. Lo que cuenta es la calidad.

Recéxis. ¿Se puede decir que es relativo ser reciclante o inversor?
Waldo. Desde un punto de vista técnico, reciclaje o inversión son apenas apariencias. Es necesario considerar la calidad de vivencia de cada uno, la ficha de uno y  del otro, la realización de cada uno. Es importante tener en cuenta las otras fases de la vida: la preparatoria (hasta los 35 años de edad física) y la ejecutiva (de los 36 a los 70 años de edad física).

Recéxis. ¿La diferencia de edad interfiere en el desempeño de la pareja evolutiva?

Waldo. La diferencia de edad de la pareja evolutiva es importante, incluso biológicamente. Es difícil que dos personas de la misma edad formen  buena pareja evolutiva. La diferencia de edad es fundamental. Esa diferencia proporciona una serie de derivaciones y diversificaciones positivas que contribuyen para la pareja evolutiva, compuesta de reciclante e inversor(a), para alcanzar el nivel del completismo existencial.

Recéxis. Comparando en  paralelo inversor y reciclante…

Waldo. Cuando el inversor en esta existencia piensa en ser auto - relevo de las tareas de esta en la siguiente vida, tiene un 100% a su favor. Todo trabaja de su lado. El reciclante encontrará más dificultad, tendrá que resolver los problemas con los cuales se involucró en esa vida y tendrá que entender algo: el reciclaje es decisivo. Durante el resto de su vida tendrá que pasar por la renovación con raíces profundas. Si es necesario, hasta mutilar. Es preferible cortar el dedo con gangrena, eliminar el brazo o el propio cuerpo. El proceso de reciclaje es muy importante. “Si no sirve, no sirve; o si no se aprovecha, no se aprovecha”.     

Recéxis. ¿Es importante analizar el esfuerzo personal?

Waldo. Claro, no se pude menospreciar el sacrificio racional con hiperagudeza cosmoética. El reciclante tiene más noción de sacrificio, mientras el inversor no. La inmadurez y la inexperiencia lo llevan a considerarse “el dueño del mundo”. El reciclante al contrario, con más experiencia, tiene condiciones de crecer en nivel, a partir del esfuerzo personal y del sacrificio. Lo importante, sin embargo, es la calidad relativa al cambio.   

Recéxis. ¿Qué técnicas pueden agilizar la invexis y la recexis?

Waldo. Aquella “Técnica de las 50 Veces Más” (libro 700 Experimentos da Conscienciologia, p. 340) aplicada a todas las líneas de esfuerzos, en una tarea normal. El reciclante tendrá que enfrentarse con tenacidad y constancia. No hay otra forma ni otra manera. Mire: esa técnica no vale solamente para el reciclante, aunque se le ajuste con perfección. El inversor dispone de otra técnica más apropiada: “Técnica de la Inmovilidad Física Vigil”. Uno de sus objetivos  está en mejorar la atención consciente, por este motivo se ajusta bien al inversor debido al proceso del cerebelo, a la psicomotricidad, al dominio del cuerpo. El reciclante, al contrario, no es más tan impulsivo y precipitado. Es más ponderado y, la “Técnica de las 50 Veces Más” es muy oportuna.   

Recéxis. ¿Hace reciclaje el inversor?

Waldo. No. El reciclaje intrafísico, intraconciencial, es la renovación cerebral de la concin, al crear nuevas sinapsis y ajustar la proexis; es la reforma íntima de la persona, a partir de la fase ejecutora de la vida. El inversor existencial lúcido inicia la ejecución de la proexis, desde temprano y con autoconciencia, anticipa con racionalidad las manifestaciones evolutivas del periodo de la adolescencia o de la juventud; es prematuro hablar de renovación, el inversor no recicla, se anticipa al reciclaje. Muchos van a dormir de noche sin saber si regresarán al otro día, a esta dimensión, desactivan el soma (desoman o “mueren”) durmiendo. Acierta quien hace de cada mañana una renovación, un nuevo ciclo, una gran oportunidad. La invexis no deja de ser la recexis anticipada, mientras recexis pueda significar, en la vida de muchos, “imposición” tardía de la proexis.

Recéxis. ¿Puede mencionar algunos aspectos prácticos del reciclaje?

Waldo. Repitiendo una ley básica: “¡Todo es reciclaje!” Una persona, un trabajo, un emprendimiento, una institución, un grupo de personas, todas las actividades humanas y la naturaleza necesitan de renovación. Crear el emprendimiento es fácil. Difícil es mantenerlo. Exige reciclaje. El proceso de rotación de la Tierra fue estructurado para facilitar al subhumano transformarse en humano a través de los periodos. La periodicidad abarca todo e involucra también su conciencia creando necesidades. Duermes, entras en estado de coma y sueño. Tu cuerpo duerme, necesitas dormir, aunque no necesites más. A esa altura, el reciclaje alcanzó otro nivel. La multidimensionalidad cambia todo.

Recéxis. La manutención de algo creado, ¿exige reciclaje…?

Waldo. ¡Claro! La manutención del reciclaje es compleja, difícil. Tenemos que reflexionar mucho sobre el tema. Aquí hago una pregunta: “¿Qué se debe mantener en la vida?” Trate de quemar la mayoría de las cosas. Es la hora de incinerar el basurero. Si alguien renovó solo un cincuenta por ciento, lo hizo poco. ¡Resta un montón de cosas guardadas en el desván y en sótano!

Recéxis. Dentro de su autoprogramación para la próxima vida, ¿es importante que el reciclante opte por la técnica de la inversión existencial?

Waldo. Seguramente. El reciclante además de preocuparse con la renovación, empieza desde ahora, la autoprogramación en la calidad inversor.

Recéxis. ¿Puede un inversor ser reciclante de la propia inversión existencial?
Waldo. No. El reciclaje básico en teoría alcanza el ser humano en cualquier condición de vida, independientemente de ser o no ser reciclante existencial. Toda persona tiene que practicar reciclaje, incluso el inversor. Cada cual en un nivel. Pero eso, sin embargo, no lo transforma en reciclante. Por ejemplo, la joven involucrada en aborto. Dejó de ser inversora y solo le resta la alternativa del reciclaje, a menos que pretenda engañar a los demás. Es cuestión de sinceridad y autenticidad.

Recéxis. ¿Esta condición es común para los adolescentes?
Waldo. Generalmente, muchachas con veinte y ocho años de edad expertas, con objetivos claros, se acercan a mi embarazadas y dicen: “¡a pesar de todo, quiero permanecer inversora!” Respondo al instante: “olvídate, no se puede. Reciclaje es tu alternativa”. ¿A quienes aplica el reciclaje? Le cuesta que le “caiga el veinte”, ¿no te parece?

Parte 01
Parte 02
Parte 03
Parte 04
Fin de la Parte 05