domingo, 29 de abril de 2007

Proyecciología: Una neociencia nacida en Brasil.

Ano Zero; Redacción; Projeciologia: Uma Neociência Nascida no Brasil; trad. Rodrigo Scheuer Brum; rev. Ana Clara Paulino; Entrevista; Revista; Mensario; Año 1; 3 ilus.; Río de Janeiro, RJ, Brasil; Mayo, 1991; páginas 40 a 43.

Waldo Vieira es médico, investigador y veterano de la llamadas EXPERIENCIAS FUERA DEL CUERPO. Dirije el más importante centro mundial de estudios sobre PROYECCIÓN ASTRAL, el INSTITUTO INTERNACIONAL de PROYECCIOLOGÍA en Río de Janeiro, Brasil. Miembro de la SOCIETY FOR PSYCHICAL RESEARCH de Londres, y de la AMERICAN SOCIETY FOR PSYCHICAL RESEARCH de Nueva York, entre otras, Waldo resumió todo lo que se sabe sobre el asunto en un volumen con más de 900 páginas. El libro "PROYECCIOLOGÍA" hoy está difundido por todo el mundo. Dos de esos ejemplares se encuentran en la estación brasileña de investigaciones cienctíficas en la Antártida. Algunos investigadores alli instalados buscan alívio para la soledad de los largos días y noches del Pólo Sur visitando a sus famílias a través de viajes astrales.

AZ - Waldo, ¿Qué estudia la Proyecciología?

Waldo Vieira: La proyección consciente y sus fenómenos correlativos. La proyección es una experiencia extracorpórea que también llamamos desdoblamiento lúcido, viaje astral, proyección astral, O.B.E (out-of-the-body experience). Pero eso no esta restricto a la experiencia en si. La Proyecciología busca el autoconocimiento profundo. Evita que el misticismo religioso, el fanatismo, la ignorancia o que cualquier tipo de superstición nos saque la libertad individual de manifestación. Nada de lavados de cerebro o cualquier tipo de sacralización. El fanático es interferente, radical y casi siempre irrespetuoso. Libre de esos condicionamientos, la persona crece como ser humano y percibe que debe respectar a los demás.

AZ - ¿Quiere decir que la Proyecciología es contra el adoctrinamiento?

Waldo Vieira: Nosotros respetamos a todas las doctrinas, pero el concepto principal de nuestro estudio es: "No crea en nadie y en nada. Experimente". Parece una afirmación materialista, pero no lo es. Al contrario, es espiritualista, porque estamos exaltando a la conciencia. La persona debe vivir la experiencia directa y por cuenta propia. A través de su vivencia, única y personalizada, va a superar el obstáculo de la inciencia, es decir, la ignorancia al respecto de si misma.

AZ - Aparentemente eso aparta a la Proyecciología de lo que, en general, se entiende por investigación científica.

Waldo Vieira: Nosotros no estamos apenas presos al mecanismo del paradigma newtoniano-cartesiano, que es materialista y fisicalista. Esto no significa, necesariamente, la negación de la Ciencia. Al contrario, la necesitamos. Además, de todas las líneas del pensamiento humano, ella es la menos peor. La Ciencia solamente aún no es la ideal porque no ha respetado la ética tanto cuanto se podría esperar. Mire los problemas que el mundo enfrenta en este momento, principalmente en al área de la ecología.

AZ - ¿Pero eso es causado por la Ciencia o por el uso inadecuado de ella?

Waldo Vieira: La administración también es una ciencia. Es por ahí, generalmente, que nos alejamos de la ética. Es necesario que tengamos autocrítica para conquistar la libertad de determinar la trayectoria de la sociedad.

AZ - ¿Qué es la proyección astral?

Waldo Vieira: El hombre se compone de varias capas superpuestas de energía llamadas "cuerpos". El cuerpo físico es la camada percibida por los sentidos físicos, lo que no impide la detección de los demás a través de varios procesos. La sede de la individualidad, de la inteligencia, se encuentra en el cuerpo físico cuando todas las demás camadas están en coincidencia, es decir, cuando la persona está despierta. Con el sueño, es como si el cuerpo prendiera el "piloto automático" de las funciones autónomas, y la sede del yo, juntamente con las otras camadas, sale del cuerpo físico. Las funciones normales del individuo están inhibidas por el sueño y todo se pasa como si nada hubiera ocurrido. Lo que puede pasar es que la persona, de repente, se encuentra "flotando" por su cuarto, como un globo, u observando a su propio cuerpo adormecido. Casi siempre ese fenómeno ocurre espontáneamente y quien lo experimenta, muchas veces evita comentarlo, con miedo de la reacción de los demás. La proyección astral es muy común en la adolescencia. Cuando el joven cuenta a los padres que hizo una proyección, generalmente ellos intentan tranquilizar al hijo procurando convencerlo de que todo no paso de un sueño. En ciertos casos, acuden inmediatamente a un médico. Actualmente, con la mayor divulgación de los estudios sobre ese tipo de fenómeno, quedó más fácil hablar del tema sin correr el riesgo de ser internado en una clínica.

AZ - ¿En líneas generales, qué se debe hacer para experimentar una Proyección astral?

Waldo Vieira: No se debe intentar sin conocimiento o asistencia competente. Pero no es tan difícil de ser lograda como parece. Todos Nosotros realizamos la proyección astral involuntariamente a la noche durante el sueño. Las instrucciones elementales, dictadas en nuestro curso, son sencillas. De inicio, es preciso aceptar el hecho de que su límite no se restringe al cuerpo físico. La fuerza inhibidora más poderosa está justamente en esta falsa noción. Es preciso también aprender a relajarse. Hay varios métodos para eso. Lo más común consiste en acostarse de barriga para arriba usando ropas leves y sin frazadas. En seguida inclinar levemente la cabeza para el costado, para evitar la boca abierta durante la proyección. Esto impide que la garganta quede seca. Se debe concentrar la atención en todas las partes del cuerpo, verificando si ellas están libres de tensión. No es muy fácil, pero con ejercicio constante se puede obtener rápidamente la relajación. Este proceso se debe iniciar a partir de los pies, hasta el cuero cabelludo. Los músculos deben ser relajados individualmente. En seguida, cuente de 50 hasta 1. Es necesario mantener la respiración compasada, procurando vaciar la mente y concentrarse exclusivamente en los números. También es fundamental que no exista cualquier sentimiento de culpa por no conocerse profundamente a si mismo. Eso pasa apenas porque usted fue programado desde que nació para vivir encarcelado en su propio cuerpo. Otra cuestión básica es saber cuando estamos despiertos o durmiendo. Puede parecer tontería esta observación, pero, en ciertas circunstancias, la cosa no es muy fácil. Consiguiendo distinguir si estamos despiertos o durmiendo, un gran paso ya fue dado. Recomendamos entonces, que la persona repita, durante un mes, por lo menos unas 20 veces al día, la siguiente pregunta: "¿Estoy durmiendo o estoy despierto?". Después, responda: "Estoy despierto". Esta pregunta debe ser hecha cada vez que usted cambia de ambiente. A través de ella el raciocinio acostumbrará a su mente a tomar conciencia permanentemente del estado de vigilia. En general, en la tercera semana de este ejercicio usted tendrá la sorpresa de preguntarse: "¿Estoy despierto o durmiendo?", y responder: "Mi cuerpo esta durmiendo pero yo sigo despierto". Usted estará fuera del cuerpo y no tendría percibido eso antes. Cuando eso pasa, se debe controlar los sentimientos de miedo o euforia. No hay, bajo ninguna hipótesis, peligro de perjuicio para su cuerpo durante una salida. Ninguna fuerza de orden espiritual puede poseer a su cuerpo en su ausencia. Lo que puede acontecer es un fenómeno común a las primeras experiencias: el desinterés transitorio por la vida física y sus dificultades cotidianas. Pero eso, cuando pasa, es pasajero. Luego la persona aprende a dar el debido valor al milagro de la vida y la prestigiosa oportunidad de ocupar esa máquina fantástica que es el cuerpo humano.

AZ - ¿Al final, cómo empezó todo?

Waldo Vieira: A los 9 años, tuve una proyección conciente, comprobada por mi familia y personas ligadas a ella. Mi hermano estaba muy enfermo, ya desengañado por los médicos. Quedó probado que yo había salido de mi cuerpo, ido hasta el cuarto de al lado y visto, no solamente lo que estaban haciendo con mi hermano, como también lo que iba pasar con él. De ahí hacia adelante, muchos otros hechos semejantes fueron aconteciendo, cada vez más frecuentes. Con el pasar del tiempo, empecé a dominar el proceso. En esa época, yo tenía una visión esencialmente espírita del fenómeno. Edité, en conjunto con Chico Xavier, varios libros psicografados que ayudaron a divulgar el espiritismo por todo el Brasil y en el exterior.

AZ - ¿Era su familia religiosa?

Waldo Vieira: Era espírita. Mi formación empezó con clases de moral cristiana kardecista. Luego me fui sumergiendo en un conflicto muy grande, porque la exaltación de la mediumnidad es parte integrante del movimiento espírita. Yo hablaba para todos: "Miren, esta bueno que, al revés de la mediumnidad, ustedes entren en el desdoblamiento". Salir del cuerpo e ir hasta allá, ver la cosa directamente. Si podemos eliminar el intermediario, ¿por que quedar dependiente de una entidad que se manifiesta por un médium? Yo ya tenía retrocogniciones desde niño, recuerdos de encarnaciones pasadas, con mucha lucidez. Fue ahí entonces que concluí: estoy repitiendo lo que ya hice. El contexto era el mismo, pero el escenario y el lenguaje eran distintos. Cuando llegué a ese nivel, pensé: otras personas deben estar pasando por eso. Y comencé a procurarlas. Conversaba con mucha gente y desde los 17 años pasé a anotar en un cuaderno, datos sobre proyección astral. Mi familia tenía pocos recursos. Salí de casa a los 12 y nunca más regresé porque pretendía pagar mis estudios y lo de mis hermanos. Fui para Uberaba. Mientras estudiaba, empecé a trabajar con Mário Palmério, que hoy es un escritor de renombre. Hice el curso de Odontología y después de Medicina. A partir de los conocimientos adquiridos, tuve condiciones de desarrollar un estudio más consciente de los fenómenos llamados paranormales. A esta altura, comencé a viajar por todo el Brasil, siempre investigando e intercambiando ideas. Pasé a ver la proyección astral como un fenómeno fisiológico, así como comer o respirar. Decidí dedicarme a su estudio específico a los 34 años, en 1966. Dejé todo para dedicarme en tempo integral a la proyección. Publiqué trabajos y pasé a ser parte de las sociedades internacionales de parapsicología de Europa, Estados Unidos y Latinoamérica.

AZ - ¿Cualquier persona puede ser capaz de realizar una proyección astral?

Waldo Vieira: Sin dudas. Es una conquista que no se pierde. Cualquier persona es un "proyector".

AZ - ¿Existe alguna investigación que compruebe esto?

Waldo Vieira: Según las estadísticas internacionales, un 89% de las personas tienen proyecciones inconscientes, pues casi todo el mundo sale del cuerpo mientras duerme. Restan 11%. De estos, un 9,8% tienen las llamadas proyecciones semiconscientes, o el "sueño lúcido". Es cuando la persona sabe que está soñando y llega mismo a imprimir alguna intención al sueño para modificarlo. Ella está fuera del microuniverso conciencial localizado en el cuerpo humano. Solamente un 1,2% de la población mundial consigue efectuar proyecciones totalmente lúcidas, o sea, son proyectores conscientes. Es el caso de la mayor parte de las personas que trabajan aquí en el Instituto.

AZ - ¿Cómo son comprobadas las proyecciones?

Waldo Vieira: Una persona hace una proyección y su conciencia va, por ejemplo, hasta otra ciudad, donde alguien conocido está realizando alguna tarea. Llamamos por teléfono, entonces, a esa persona y confirmamos si en el momento tal ella estaba haciendo lo que fue percibido por el proyector, que ropa estaba usando, etc. A veces, durante las proyecciones, la visión es impresionantemente detallada. Eso siempre es aterrorizador para quien tiene poca experiencia. Se trata de un fenómeno que convence por si mismo.

AZ - ¿Cuáles son los principales objetivos de la proyección?

Waldo Vieira: La proyección no es ninguna panacea, pero sus posibilidades pueden ser vislumbradas: el autoconocimiento en su totalidad, la posibilidad de viajar en el tiempo y en el espacio sin barreras, el acceso a las diversas dimensiones de la realidad, el contacto con entidades de todos los niveles de esclarecimiento, la capacidad creciente de donación de energía para los necesitados... Muchas cosas que apuntan hacia un universalismo amplio e iluminado.

AZ - ¿La proyección astral podría ser utilizada por personas de intereses dudosos?

Waldo Vieira: El inmediatismo de nuestro mundo enfermizo podría desviar el sentido de la investigación. Por ejemplo, penetrar en lugares estratégicos en busca de secretos militares o industriales, espionar la vida ajena, procurar medios que permitan el enriquecimiento rápido, como descubrir informaciones confidenciales en el mundo de los negocios, de la bolsa de valores, etc. Felizmente, las salidas del cuerpo son monitoreadas por espíritus iluminados. Ellos nos ayudan a comprender la transitoriedad de nuestras cosas terrenas. Algunos de esos seres que ejecutan esa tarea son los "serenissimus".

AZ - ¿Qué es un serenissimus?

Waldo Vieira: A lo largo de mis "viajes", estuve en los lugares más sorprendentes, como otros planetas y otras dimensiones. Acabé teniendo contacto con toda suerte de entidades. Algunas, aún sumergidas en la ignorancia, parecen forajidas de películas de ficción científica. Son normalmente enfermizas y traumadas por experiencias violentas vividas en la vida física. Por otro lado, tuve la oportunidad de entrar en contacto con seres desarrolladísimos, tranquilos y desprendidos de dogmas religiosos, identidades nacionalistas, adoctrinamientos, etc. Elegí el nombre de serenissimus para designarlos en razón de su apariencia de beatitud dinámica. Los serenissimus existen desde el aparecimiento de la humanidad en la Tierra. Así como los hombres, ellos vinieron, en levas espirituales sucesivas, de varios rincones del universo. Están completando el círculo reencarnatorio y desenvolvieron una cosmoética perfeccionada, basada principalmente en el amor universal, en la ayuda impersonal al prójimo. Honores y pasiones ya no tienen sentido en su plano vibratorio. Los serenissimus son absolutamente anónimos y no buscan recompensa para sus actos.

AZ - ¿Podemos evolucionar hasta ese nivel?

Waldo Vieira: Si, yo podría resumir nuestra evolución en 4 niveles. Primero el nivel mediocre: conciencia sonambulizada, presa a la rueda común de las encarnaciones compulsorias sucesivas. Segundo, el amparador: aquel que, conscientemente, en un constante trabajo, asiste a los seres encarnados y las entidades desencarnadas. Tercero, el preserenissimus: quien ya vive sus últimas encarnaciones pero ignora a las demás. Cuarto, el serenissimus: aquél que vive sus últimas encarnaciones, plenamente consciente de este hecho. Después de esas fases, el espíritu estará puro, es decir, libre de la zaranda encarnatoria.

AZ - ¿La proyección es una experiencia reciente?

Waldo Vieira: No. Había gente saliendo del cuerpo hace mucho más de dos milenios, como está registrado en la Biblia. También hay registros de que la proyección haya acontecido frecuentemente durante las experiencias cercanas a la muerte.

AZ - ¿Qué es la experiencia cercana a la muerte?

Waldo Vieira: Se habla mucho hoy día, de las experiencias cercanas a la muerte, cuando el moribundo acaba teniendo una salida del cuerpo con intensidad sorprendente. Después de eso el enfermo generalmente se restablece y, a partir de ahí, nunca más será el mismo. La mayoría pasa a desarrollar poderes psíquicos paranormales que hasta entonces nunca se habían manifestado. Hay una publicación internacional especializada en este asunto y que circula hace siete años. Pero la experiencia cercana a la muerte es apenas una de las 52 manifestaciones de la proyección astral.

AZ - ¿Tiene límites esa experiencia?

Waldo Vieira: La conciencia tiene como conquista evolutiva más preciosa, el nivel de su lucidez. La Proyecciología busca la lucidez en cualquier estado conciencial en que nos estuviéramos manifestando, durmiendo o despiertos. Lo ideal es estar consciente 24 horas por día.

AZ - ¿Por que no todos los médiums buscan desarrollo a través de la Proyecciología?

Waldo Vieira: Probablemente se tratase de un problema de egrégora. Las personas, en general, siguen una tradición y no consiguen salir con facilidad de ella. Eso coagula en el pensamiento, tornándolo neófobo.

AZ - ¿Seria aquella situación de que el hombre ataca a lo que no conoce?

Waldo Vieira: Exactamente. Es neofobia, el miedo a lo nuevo. Hoy, sin embargo, la psicología ya admite todo. Kuhn, el gran científico de la revolución del paradigma, dice que, para haber cambio de modelo en ciertas áreas del conocimiento, es necesario que por lo menos una generación desaparezca, porque las personas están presas al proceso de idea fija. En Proyecciología llamamos a eso de monoideísmo.

AZ - ¿Hasta que punto la Proyecciología desafía a la tradicional investigación científica?

Waldo Vieira: Lo que hacemos aquí es utilizar la conciencia como instrumento. No estamos preocupados que la ciencia convencional salga del dilema en el cual entró. Comprobadamente, nosotros salimos del cuerpo humano y vemos que, en otra dimensión, podemos disponer de muchos otros vehículos de manifestación. Es que nuestro instrumento no es material, es conciencial. No es posible "medir" el fenómeno de la proyección en términos científicos.

AZ - ¿De qué argumentos se vale la Proyecciología para proclamarse una neociencia?

Waldo Vieira: Es como el huevo de Colón. No disponiendo de instrumentos para analizar la conciencia, utilizamos la propia conciencia como instrumento. La ciencia convencional no admite que usted haga la experiencia en usted mismo, o sea, la introversión. Aquí en el Instituto, cada uno escucha a su propia conciencia, razona, aprende con ella, e intercambia ese conocimiento con los demás. Ahí se llega a un consenso, como una solución holística para el dilema mente versus materia. La Proyecciología permite superar la división entre cerebro y conciencia.

AZ - ¿Demuestra la ciencia tradicional alguna dificultad en aceptar la Proyecciología?

Waldo Vieira: Eso no es exactamente una preocupación nuestra. Hace mucho tiempo que la ciencia dejó de estudiar el fenómeno de la conciencia. Ella debería tener la obligación de estudiar cualquier tipo de fenómeno involucrado en ese proceso, pero no cuentan con instrumental para ello. Teníamos que optar por seguir la ciencia de esa manera o buscar otra forma de procedimiento. Entonces resolvimos adoptar el camino científico. Nuestra mayor afinidad con la ciencia es porque, a pesar de todas sus objeciones, ella exige refutación. Ustedes pueden notar el recordatorio que ostentamos acá en el Instituto: "No crea en nada de lo que le dicen, ni mismo lo que es dicho aquí. Experimente."

Imprimir esta entrada

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesantísima la entrevista, muchas gracias. Aunque "camada" se traduce como "capa" en español, sino no se entiende el significado.

RodrigoScheuer dijo...

Muchas gracias por la corrección!

Saludos.